POESIAS 10
 

 

POESIAS 01
POESIAS 02
POESIAS 03
POESIAS 04
POEMAS 05
POEMAS 06
POEMAS 07
POEMAS 08
POEMAS 09
POESIAS 10
POEMAS 11
POEMAS 12
POESIAS 13
POEMAS 14
POEMAS 15
POEMAS 16
POEMAS 17
POEMAS 18
POEMAS 19
POEMAS 20
POEMAS 21
POEMAS 22
POEMAS 23
POEMAS 24
POEMAS 25
POEMAS 26
POEMAS 27
POESIAS 28
POESIAS 29
POESIAS 30
POESIAS 31
POEMAS 32
imagen
imagen
Juan un dia que sale tomar aire libre parece pensativo animo amigo.
imagen
Horizonte

Yo estoy aquí. Pero existe también
un aire paralelo a mi figura,
un horizonte igual a mi contorno,
que me agranda en todos los ámbitos.

Orgullosa, mi frente guarda entonces
el altivo silencio de las nubes.
Te guarda a tí también, angel visible
que atraviesa mi ensueño.

Estás dentro de mí aunque te vean
los anhelantes ojos de mi alma.

Dentro estás en mi vida estando fuera
porque cubre tu cuerpo un horizonte
de amor, igual a mi contorno,
un aire paralelo a mi figura.

M. Altolaguirre
imagen
imagen
Patio Sevilla
imagen
COSAS

Amo las cosas que nunca tuve
con las otras que ya no tengo.

Yo toco un agua silenciosa,
parada en pastos friolentos,
que sin un viento tiritaba
en el huerto que era mi huerto.

La miro como la miraba;
me da un extraño pensamieto,
y juego, lenta, con esa agua
como con pez o con misterio.

Pienso en umbral donde dejé
pasos alegres que ya no llevo,
y en el umbral veo una llaga
llena de musgo y de silencio.

Me busco un verso que he perdido,
que a los siete años me dijeron.
Fue una mujer haciendo el pan
y yo su santa boca veo.

Viene un aroma roto en ráfagas;
soy muy dichosa si lo siento;
de tan delgado no es aroma,
siendo el olor de los almendros.

Me vuelve niños los sentidos;
le busco un nombre y no lo acierto,
y huelo el aire y los lugares
buscando almendros que no encuentro...

Un río suena siempre cerca.
Ha cuarenta años que lo siento.
Es canturía de mi sangre
o bien un ritmo que me dieron.

O el río Elqui de mi infancia
que me repecho y me vadeo.
Nunca lo pierdo; pecho a pecho,
como dos niños, nos tenemos.

Cuando sueño la Cordillera,
camino por desfiladeros,
y voy oyéndoles, sin tregua,
un silbo casi juramento.

Veo al remate del Pacífico
amoratado mi archipiélago
y de una isla me ha quedado
un olor acre de alción muerto...

Un dorso, un dorso grave y dulce,
remata el sueño que yo sueño.
Es el final de mi camino
y me descanso cuando llego.

Es tronco muerto o es mi padre
el vago dorso ceniciento.
Yo no pregunto, no lo turbo.
Me tiendo junto, callo y duermo.

Amo una piedra de Oaxaca
o Guatemala, a que me acerco,
roja y fija como mi cara
y cuya grieta da un aliento.

Al dormirme queda desnuda;
no sé por qué yo la volteo.
Y tal vez nunca la he tenido
y es mi sepulcro lo que veo...

Gabriela Mistral
imagen
imagen
Feria de Abril Sevilla
imagen
imagen
Escribeme
Me interesa tu opinión
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen